martes, 13 de noviembre de 2007

Una experiencia SUBterranea

Hey.. cuánto tiempo!

Pues nada, he vuelto al ruedo, a dejar unas cuantas letras tratadas de forma coherente, o bueno al menos dar esa impresion y, poder contar alguna anécdota, algo tan común en nuestra Caracas "Cuna de Bolívar y reina del Guaraira Repano...", donde salir a la calle es toda una anecdótica aventura.

Desde hace unas semanas, que renuncié a mi trabajo, he tenido el tiempo de hacer las cosas que más me gustan, entre esas cosas, comer. Y sorprendentemente he agarrado una "fiebre" (entiéndase fiebre -para los que no son venezolanos- como una acción repititiva que con gusto se hace), por el restaurante de comida rápida Subway.

Y aquí vengo, no precisamente con panes de oregano parmesano y ajonjolí, sino con un poco de descontento porque cada vez que voy a un subway me encuentro con que les faltan ingredientes.

Puedo entender (aunque no debería) que te falte algún ingrediente, pero vamos, que hay cosas que un "Gerente de tienda" podría resolver.

Aislándome un poco, hoy en el Sambil, se me ocurrió la estúpida idea de entrar a un sitio llamado "Kilo Gourmet", donde hay un amplísimo bufé, con sopas, ensaladas, platos principales. Al tomar mi plato con: Cayos a la madrileña, Pollo, Arroz Oriental, Berenjenas rellenas, Papas bravas, y dos ensaladas variadas (sí, tenía hambre), me encontré en la caja con que, para tomar, sólo tenían jugos de parchita y patilla (de máquina). Dos de la tarde, ¿es posible eso? No lo creo. Un gerente de hoy día, improvisa. Estás en el Sambil, uno de los supuestos centros comerciales más importantes de América Latina y no tienes para ofrecerles a tus clientes agua, te veo mal.

Ahora retomo mi ferrocarril y sigo avanzando. Hoy me conseguí en la calle uno de esos tickets de Subway, tirado en el suelo. Algo me dijo que hoy tenía que seguir con mi fiebre de los sandwiches subterráneos. Y pues así lo hice, por supuesto de noche. Qué mejor hora para un Subway que la cena.

Menuda sorpresa cuando pido mi tradicional emparedado de 30cm de carne y queso, pan oregano parmesano y hasta ahí todo bien. porque de resto, no había alfalfa, pimentón, lechuga, salsas para ponerle al sandwich. Y para rematar el combo, no había papitas, ni galleta. Quien come en Subway sabe de lo que estamos hablando.

Para más colmo, no tenían vuelto para darme. Al menos me dieron 2 tickets más (y los estaba jodiendo yo), y con eso redondeamos el negocio.

Es una lástima que cada vez que vaya a subway me pase algo de este tipo. No puede ser que yo sea el único, estoy seguro que tanto a usted como a su vecino le ha pasado. Lo peor es que seguimos yendo.

Si no dije que sucursal fue la de mi experiencia, fue la del San Ignacio y sus amables empleados (puro sarcasmo ojo).



Nos seguimos viendo!!

1 comentario:

joe dijo...

Si pana...esto por lo visto es muy comun en varios subways... El de Bello Monte tambien tiene fallos( ke no tengan la galleta es una putada, jejeje)...pero bue, por ahora seran los subways, luego no hay leche en los automercados, pronto no habra salsa secreta de Big Mac ni BBQ para los nuggets,etc. La verdad es ke estamos jodidos poco a poco y muchos no hacen nada (Que putada!) Bueno colega,No quiero extender el discurso porque me encadeno!Jaja! Saludos bro!