viernes, 5 de octubre de 2007

Se viene el beisbol

Se viene el beisbol profesional

Y como todo caraquista que se respeta ya comienzo a palpitar (de a poquito) lo que se viene para esta temporada y algo que ha marcado el inicio de los entrenamientos ha sido la polémica cusada por el nuevo uniforme (de entrenamiento) de mi equipo, los gloriosos Leones del Caracas. Esta mañana durante mi respectivo desayuno me leí la colmuna de Mari Montes (muy buena por cierto) quien escribió un artículo con el que me identifico 100%. Aquí se los dejo...


Por la Goma

El Caracas está por encima de todo, de Cisneros y de las manipulaciones

MARI MONTES

Rojo granate

Cuando Leones del Caracas comenzó prácticas con la camisa, la color granate, empezaron los chalequeos. Los bromistas mezclando la política con la rivalidad, hicieron el gran chiste, el Caracas es rojo, rojito.

Lo primero que hay que precisar es que el uniforme a rayas se mantiene sin modificaciones y que el color granate sólo se usará en las prácticas, que, por cierto, pocas veces son vistas por los fanáticos.

Hay quienes han dicho que dejarán de seguir al equipo. Pues que les vaya bien: si la aparición de una camiseta roja de práctica es suficiente para dejar de apoyar al Caracas, la puerta está abierta. Entonces no eran caraquistas, sino que les atraía el "fashion" .

Antes hubo una camisa amarilla y nadie saltó a decir que era de Primero Justicia. A esta, la granate, le buscan rima con mecate...

El Caracas es el Caracas, desde que era el Cervecería de Martín Tovar Lange; siguió siéndolo cuando cambió de nombre y de manos y se llamó Leones y no dejará de ser el Caracas porque ahora sea parte de los negocios de Gustavo Cisneros.

Ya lo he dicho antes, el Caracas es de los caraquistas, Cisneros es una circunstancia; a lo mejor en unos años, como ya ha hecho con otras empresas, vende el equipo y ya.

No olvidaré nunca el día que el Caracas se tituló campeón de la temporada 2005-2006. En plena celebración en el terreno, estaba Gustavo Cisneros, quien antes de entrar a la cueva a saludar a los peloteros, fue abordado por las cámaras de televisión. Entonces dijo: "Estoy muy contento por este campeonato de ¡los Caracas!" . Fue obvio que el dueño del equipo ni sabía (no sé si ya lo sabe) cómo se llama el club. Espero no ofender a nadie, pero para Cisneros el Caracas representa un negocio. Cisneros ni es caraquista ni es chavista, él cuida sus empresas como sea. No sería raro que la misma alfombra roja que le tiende a los funcionarios de este Gobierno, sea la misma por donde desfilaron los políticos de la Cuarta.

Hay quienes pensamos que en un país polarizado como está este y en época electoral además, no fue pertinente la decisión de la camisa roja, asi como seguramente hay quienes celebran el nuevo color.

El Caracas debe estar por encima de todo, del negocio de Cisneros y de las manipulaciones políticas. Bienvenidos sean los chistes, hay que asumirlos y en todo caso no comprar la nueva franela. Pero renunciar al Caracas porque llevan una camisa roja granate, es un disparate.

1 comentario:

Juan Carlos Marrero dijo...

Querido Hermano... hasta aquí íbamos bien... pero tocaste esa tecla... y ahora asume la responsabilidad...!!!

Soy del Cardenales de LARA el equipo verdaderamente rojo del torneo y no precisamente rojo rojito... y si sucede ésto con el equipo al cual soy fanático, les digo con responsabilidad que hasta ahí los acompaño... soy fanático del béisbol y no de la política y hay que estar claros que eso no es marketing tal como lo dijo Ariel Praat, eso es política...!!

Reconozco a los Leones como el equipo de mayor tradición y seguimiento en Venezuela, recuerdo la gran felicidad que trajo a los caraquistas el que Cisneros los haya comprado, y era lógico, el hombre del dinero prometió buenos jugadores y hasta un stadium cuyo movimiento de tierra ni ha empezado...

A través del billete que maneja ese "director" pudo pagarle a buenos peloteros para nuestra representación en la serie del caribe y los resultados fueron los mejores, esto no es sólo un reconocimiento que hago, es un documento probatorio de lo que puede alcanzar el dinerito.

Cuidado con albergar falsas esperanzas con la venta del equipo y quiero comentar que mucho más cuidado deben tener los aficionados no sólo de los leones sino del béisbol venezolano entero porque puede suceder el mismo efecto que muchísimos venezolanos tuvieron hace unas cuantas elecciones atrás, donde celebraron una victoria y hoy se encuentran totalmente arrepentidos.

Espero y ruego a Dios que la competitividad en el béisbol venezolano y las rivalidades viejas y nuevas sigan en éste torneo...!!!